Tiempo de lectura: 10 minutos

Termine mi desayuno…

Paso a lavar el tazón de las zucaritas y lo acomodo en su lugar.

Es una mañana fría y con el sweter ya puesto también opto por usar un abrigo que me ayude a soportar las inclemencias del tiempo.

Salgo a la calle y cierro la puerta. Me repito mentalmente «Estas cerrando la puerta, de manera correcta y segura» Esto me ayuda porque después me olvido y me quedo preocupado por si deje mal cerrado.

Avanzo unos metros. Y a lo lejos veo venir con toda su humanidad.

A ese Gran Danés de mi vecino.

Alzo la vista al cielo como esperando que caiga un rayo. O un ángel baje con una correa para sostenerlo. Y en milísegundos me doy cuenta que esto no sucedera.

Empiezo a correr como despavorido. Mi mente evoca los recuerdos de esa semana en que los vecinos se fueron de vacaciones y yo gritandole al perro por la noche que se callara y que dejara los lamentos para el día, que sus amos no lo querian y que lo dejaron abandonado. Cuan arrepentido me siento de eso en este instante.

Dicen que a veces amamos a Dios en tierra ajena y definitivamente lo estoy comprobando y lo peor de todo es que es en mi propia Tierra.

Si me viera la CONADE beca total par mí. Corro mejor que galgo. Y es cuando amo a mis zapatos bien desgastados. Tienen ya tantos zurcos en la suela que tienen un agarre fenomenal con el pavimento. Es más las llantas Michellin moririan de envidia al ver mi tracción.

«Corre pelayo corre», porque si no te comen de un bocado.

Y casi llegando a la esquina.

Veo a la perrita de otra vecina. Con su swetercito rosa y esos moñitos en las orejas que a mi gusto parecen ridiculos.

Me mira con la lengua de fuera. Y acude a mi ayuda,

Camina a mitad del asfalto y le lanza su mirada coqueta al Gran Danes. que se detiene en seco. Que frenos ABS ni que nada.

«Una mujer detiene el mundo si quiere». Y una perra más.

Volteo y la perrita me mira con tranquilidad como diciendo «No te preocupes, yo lo entretengo»

Ufff me salvo y mira que me arrepiento de prejuzgar sus moñitos rosas. De hoy en adelante la adularé cada que la vea rondando por las aceras de la cuadra.

Veo como se alejan los dos. El como guiandola a su mejor árbol, aquel que es exclusivo para caninos selectos.

Ya tranquilo y sudando. Trato de recuperar el aliento. De verdad que hoy he cumplido mi programa anual de ejercicio y estoy muy contento por ello.

Me dirijo a tomar un transporte que me lleve a una estación del tren subterráneo.

Salgo a una avenida y me detengo. Miro como el tráfico ya hace mella en las calles. La gente se desespera. Y quisieran poder volar a sus destinos.

Aqui en la esquina esta la señora que todos los dias ofrece los clásicos tamales con su respectivo champurrado. La gente llega y se pide no solo uno, si no dos para llevar. En la mano algunos llevan su refresco de dieta. Digo para minimizar culpas.

LLega mi transporte y va llenisimo. Me subo pago el peaje y me dispongo a tratar de acomodarme. Mientras el chafirete nos indica recorranse todavia hay lugar. ¿Lugar? ¿Dónde? ¿a caso este es un autobús articulado? Yo creo que si así es. El chofer no se ha dado cuenta que perdío la otra parte en algún lado. o se le desincorporo en algún bache o tope mal esquivado.

LLegamos a la estación del tren subterráneo.

Saco mi tarjeta exclusiva. Mi llave electronica avanzada. Si, me siento orgulloso, estamos a la altura de cualquier auto de lujo.

Llego al andén. Y miro el rio de gente que esta esperando que llegue el tren.

Realmente cada día somos más y se nos esta reduciendo la ciudad. Aunque siendo honestos el planeta es sabio a pesar de nuestra depredación aun es noble y nos da para continuar la vida. Lamentablemente todo esta mal administrado y solo queda en poder de unos cuantos.

Aqui nos encontramos gente de toda indole. Desde la madre que lleva el pequeño al colegio antes de acudir a su trabajo, el estudiante que se enorgullese de su teléfono de ultima generación, pasando por la chica que usa el tiempo del trayecto para maquillarse y el ejecutivo que prefiere usar el transporte público antes que manejar en el caos del tráfico citadino.

Al llegar el tren. Comienza nuestra aventura al abordar. Aqui te entrenas para ser un excelente tracleador de futbol americano.

«Subes como puedes y te bajan donde quieren» Ese debería ser el lema de tan noble transporte.

Aqui todos amanecen cansados y se pelean por ocupar un asiento vació.

 Es cuando me pregunto. ¿Qué no acabamos de dormir 8 horas? ¿Y así amanecemos cansados aun?

Pero sorteo la odisea y logro sin mucho esfuerzo el conseguir un lugar. (a veces lo más sencillo, es lo que más te beneficia).

Miro a las personas que estan a mi lado. Uno escuchando su música y extendiendo su Iphone para que todos miren que tiene uno.

Una chica comienza a ponerse mascarilla en las pestañas. Observo como magistralmente puede hacerlo.

Uno de los ejecutivos que  por vestir de traje deduzco que lo es, mira el legajo de hojas que trae entre manos. Su ceño se frunce como queriendo encontrar ese centavo que le falta para que le cuadren los números.

Otra chica va encimada en su lectura. El libro que lee es «Los hombres son de marte, las mujeres de venus». Me percato que lee un poco. Levanta la cara y lanza un suspiro. Me intriga saber. Si es porque quiere entender a los hombres o se esta entendiendo a ella misma.

Y sin darme cuenta comienza el desfile de de vendedores.

Pasa el que trae las últimas novedades de la música en MP3, con su sonido a máximo volumen.

Sin querer empiezo a mover los pies y tararear la canción que ha puesto, como muchos otros ya también lo hacen.

Algunos piden el Cd y soportan las miradas recriminatorias de los demás pasajeros. Compra original parecen gritarles con la mirada.

Abandonamos ese artículo y viene otra novedad. La lampara de led. Esa si me gusta y le compro una al buen vendedor.

De pronto pasa la persona que pide caridad. Expresa su letanía de que es ciego y lo que se le pueda ofrecer le ayudara para comer a él y su familia. Pero al mirarlo con detenimiento no creo que sea ciego, pues trae un reloj de pulso y en cierto intervalo de tiempo voltea discretamente a mirarlo y a pesar de los lentes obscuros, mira las guias de recorrido del tren, y si acaso delante de el existe una mujer exuberante se detiene «casualmente»un poco más antes de seguir su andar.

Ahora viene el adulto no tan mayor que te deja un paquete de chicles con un pequeño cartel que dice «Soy Sordomudo y me ayudas mucho comprado este producto solo 10 pesos»

Veo que se va dejando los paquetes en las piernas o manos de los pasajeros. Y regresa al punto de inicio para recibir el pago o recoger el producto no adquirido.

Veo que se acerca a mí. Y mi mente maquiavélica ya tiene su plan trazado.

Le pago los 10 pesos. y dejo que avance un par de metros.

Le grito «Hey tú. dame otros dos»

Él voltea y me dice enseguida. se acerca me entrega los paquetes y le extiendo el billete de 20 pesos.

Y hablo en tono alto para que me escuche toda la gente posible. «No que eres sordomudo»

Se le suben los colores al rostro.  Toda la gente voltea a mirarlo y se escucha una generalizada carcajada expresada por todos los presentes.

Y se baja en la próxima estación totalmente avergonzado. Me mira y con la mirada me dice todo su repertorio de malas palabras que conoce.

Pasando a la siguiente promoción llega el del diario. Compro uno para hacer más ameno mi trayecto.

No sin antes, comprar esos deliciosos bubulubus. que ofrece la chica en su promoción de 3 por 5 pesos.

Y pienso que tengo que controlar mi vicio de comprador compulsivo.  De lo contrario llegaré a mi estación de destino con tantas cosas que no usaré nunca.

Por eso me propongo leer el diario.

¿Que curioso? Parece que los diarios su afán es mostrarnos malas noticias, que catrátofes ambientales, que muertes por inseguridad, que derrumbes financieros. Y solo una noticia buena. El presidente de nuestro pais compra un nuevo avión para su seguridad. Eso me tranquiliza tanto.

Voy a la sección de horóscopos. Me pongo a pensar. ¿Cuál será la metodología esotérica para determinar lo que los astros nos deparan? Aunque particularmente no creo en ellos.

Mi despreocupación me lleva a leer el mio.

«El día de hoy se te presentará como un día complicado, pero esta en ti el salir victorioso y alegre de cada evento fortuito que tropieces. Además ten abierto la mente y corazón tendras la oportunidad de encontrar al amor de tu vida en el lugar menos imaginado»

De alguna manera sonrio. De verdad que son acertados. JA JA JA.

En la siguiente estación sube una chica por demás despampanante. Me imagino que vio mi cara de tarado pues se puso frente a mi y me lanzo esa mirada y esa sonrisa que expresan textualmente. «Soy muy guapa vellaco, la princesa de la torre del castillo que espera a su principe azul que la rescate» ¿Serás acaso tú?

Y mi corazón salta como rana en estanque.

Mi mente imagina, la sonrisa se convierte en un «Hola» después viene la charla y la pregunta ¿Al trabajo?  después el intercambio de nombres. El de números celulares. Los mensajeros, el mail. Continuando con la primera cita que en común resulta malisima, después el compromiso, el matrimonio, los hijos, los nietos y terminando en tumbas uno al lado del otro.

Vuelo a mi realidad. Me sorprende como pude imaginar nuestra vida en tan pocos segundos. Inmediatamente le ofrezco el asiento. Ella timidamente me dice Gracias y yo le brindo la sonrisa más espectacular que puedo generar.

Y continuo mirandola. Ella despreocupada y sin remordimientos saca su ipod, conecta los auriculares y le da play a su lista de reproducción. Cierra los ojos y se pierde en sus pensamientos.

Definitivamente me siento usado. Lo que hace el ser humano por un asiento. Y ni siquiera me regreso el anillo de compromiso y mucho menos los gastos de la boda. Me dejo en la calle con la soledad como testigo de un sueño guajiro.

Volteo a mi lado. y trato de que nadie se diera cuenta de que fui vilmente engañado y que por unos segundos mi corazón fue más que pisoteado. No se diga de mi comodo asiento que ya esta ocupado por esa intrusa.

Hemos roto y espero jamás volverte a encontrar. Le digo mentalmente.

No me queda más remedio que seguir en total silencio. Soportando esos empujones de quien quiere salir 3 segundos antes de que se cierren las puertas de nuevo. Pero no duele tanto como saberse herido del corazón. Por una mujer sin sentimientos. ¡Que ni su nombre dijo!

Afortunadamente nadie se dió cuenta de mi escena trágica de amor. Cada quien va absorto en sus pensamientos.

Llego a la estación que me corresponde. Y bajamos la mayoria de los pasajeros.

Veo como corren como queriendo ser los primeros en alcanzar las escaleras eléctricas. Caramba no se van a ir o no la van a mover en un minuto. Tranquilos quien llego tarde pues ya llego a destiempo. ¿No?

Salgo de la estación y el frío Golpea a la cara.  Camino pausadamente me doy el tiempo necesario. para disfrutar esa mañana. Veo a todo tipo de trabajadores. Desde el que usa el reloj más caro, hasta aquel que se nota lo desgastado de sus ropas y que caminan con la mirada clavada al piso, el pesar de la vida es mucho y es inevitable no mirar al suelo.

Los pequeños y pequeñas se cruzan en mi camino.

Rumbo al colegio, su mirada, su lenguaje corporal expresan esa inocencia por demás añorada por nosotros los adultos.

Los trabajadores acudimos a nuestro centro de labores. Algunos, con paso apresurado, los minutos corren  y el reloj checador no detiene su andar.

Los policias, tratando de desemarañar el transito. Ironicamente de un pulpo vehicular de 2 cabezas, logran transformarlo en uno de 10, lo complican todo por querer descomplicar la circulación. ¿A donde iremos a parar Dios Mio?.

Me acerco a la cafeteria que esta a escaza cuadra de mi trabajo.

Entro y hay una larga fila, todos gastando en un café lo que un humilde trabajador gana en un día.

Pero de alguna manera pareciera que tomar café de marca te da estatus, importancia y un seudopoder.

Aunque solo tengas la decisión de ponerle Endulzocolorante o Azúcar Moscabado.

Tomo lugar en la fila, creo que hoy merezco darme ese apetecible gusto.

La fila avanza lentamente y todos denotan en su rostro la desesperación por ser atendidos.

Y el retraso provoca que la fila sea más larga a cada momento.

Todos tratan de minimizar su preocupación, todos se desesperan pero nadie quiere salir sin su vaso en la mano del local.

Yo miro a los que estan perdidos en sus computadoras portatiles. Mi mente reconoce que esto del internet nos abrio muchas puertas, hoy podemos charlar y mirar a quien esta del otro lado del mundo. Aquel par de hombres que revisan documentos y se miran preocupados por saber que no se estan cumpliendo las metas, uno de ellos mira alrededor y aprieta fuertemente su cajetilla de cigarros extrañado el sabor y el humo que puede darle la calma que necesita en esos momentos y que no puede hacerlo por ser un establecimiento libre 100% de humo.

También estan las dos chicas que rien al mirar sus teléfonos una le muestra a la otra el contenido de cada uno y sonrien en complicidad de sus travesuras.

Esta el par de amigas que se citaron temprano para comentarse las últimas noticias de su vida. Una de ella maneja sus movimientos para relucir el anillo de compromiso que porta ya en su mano izquierda y le muestra a la amiga una revista de Bodas. Mostrandole quizás los diseños de los vestidos, los accesorios y las muestras de los articulos que adquirira para tan magno evento.

La amiga sonrie y es una sonrisa sincera. Pero su mirada muestra un halo de tristeza y la mira a ella y observa la revista. Su corazón pregunta. ¿Para cuándo me tocará a mi? Y en ese momento me siento identificado con ella. Y me pregunto ¿También a mi cuándo me sucederá?

La fila esta detenida. se ha atascado la caja registradora.

No me inquieta. Y sigo mirando.

En la puerta de cristal se divisan dos figuras femeninas.

Y si en efecto, entran dos mujeres, Una de ellas una mujer por demás hermosa. No quiero parecer obvio, por ello mi mirada la desvió, pero me traiciona el subconciente y de nuevo volteo a mirarla.

Nuestras miradas se cruzan. Y parece detenerse el tiempo. Parece mágico el momento. Pero mi ecuanimidad entra en acción y acepto que lo unico que esta detenido es la fila para ordenar.

La chica sonrie, y yo volteo a mirar a los hombres que me franquean como esperando descubrir si es a alguno de ellos a quien sonrie. Y no uno de ellos textea en su celular y el otro esta mirando ese panque con chispas de chocolate.

Me pregunto y me respondo a mi mismo ¿Es  a mí?. La respuesta viene de la chica en cuestión. Su sonrisa es más grande. Como diciendo es a Tí.

Recorde mi experiencia anterior en el tren subterráneo y me propuse no ser participe de un engaño más y no les cederé mi lugar en la fila. ¿Quieren café?  «Que se formen» Yo llegue con antelación.

Me siento orgulloso de mi razonamiento y afortunadamente la fila se vuelve fluida. Ordeno, pago y en pocos minutos me entregan mi café.

Tomo algunos sobres de azúcar los vierto, tomo el agitador y pongo la canela suficiente para darle ese toque que me es agradable en el sabor.

Tomo una servilleta y procedo a retirarme.

Al dirigirme a la salida.

Cruzo a pocos centimetros a las chicas que mire al llegar.

La que me miro. Le dice a la otra. «Lástima que fuera tan indiferente, me gusto, pero no se dio cuenta de mi existencia». Volteo a mirarla y su mirada me dice «Si Hablo de tí»

Con el corazón entre las patas, me aleje de ella, Y recorde al Shamán de los horóscopos del diario.

«PODRAS SER MAS ESPECIFICO, ES A LA PRIMERA O SEGUNDA OPORTUNIDAD Y ERA EN EL TREN O EN LA CAFETERIA»

Salgo del local para ir al trabajo.

Continuará.–

+1
1
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
5/5 (1)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *